Megacausa de coimas: el escándalo toca de cerca a familiares del Presidente

Si bien las detenciones por los nuevos bolsos con plata vuelven la mirada sobre la corrupción K, involucran a la familia de Mauricio Macri.395680

Tras conocerse los cuadernos de Oscar Centeno, el ex chofer de Roberto Baratta, la mano derecha de Julio De Vido, donde detallaba las coimas que realizaban entre el Ministerio y empresarios, el escándalo llegó también hasta Javier Sánchez Caballero, ex gerente de la empresa que pertenecía a la familia Macri.
Ya están entre rejas empresarios clave de los grupos Macri, Pescarmona, Albanesi, y de las empresas BTU, Isolux. El viernes se entregó el ex presidente de la Cámara Argentina de la Construcción, Carlos Wagner, tal vez el hombre clave de esta causa. Los nombres de los empresarios presos manchan a todos los sectores políticos dominantes: en la misma situación están Gerardo Ferreyra, de la kirchnerista Electroingeniería, y Javier Sánchez Caballero, la mano derecha de Ángelo Calcaterra, el primo del Presidente.

Sánchez Caballero es uno de los acusados y detenidos luego de la orden del juez Claudio Bonadío, acusado de ser partícipe del entramado de coimas entre empresarios y funcionarios del Gobierno de Cristina Kirchner.
La detención de Javier Sánchez Caballero abre una seria pregunta sobre el rol que tuvo en el escándalo de las bolsas Ángelo Calcaterra, el dueño de la empresa en esos años. El nombre de Calcaterra aparece mencionado también en los testimonios de los ejecutivos de la empresa brasileña Odebrecht sobre el reparto de sobornos por el soterramiento del tren Sarmiento. A Calcaterra lo mencionan en Argentina los cuadernos de Centeno y en Brasil los testimonios del Lava Jato.

“Quienes simpatizan con el Gobierno tienen un argumento nuevo esta semana: con Macri caen hasta los ejecutivos de la empresa familiar. También están detenidos barras bravas muy poderosos, lo que ha reducido verticalmente la cantidad de asesinados en las canchas, sindicalistas de primer nivel, los capos de la economía en negro que manejaban La Salada, y ahora también miembros muy destacados del poder económico. Son, sin duda, argumentos sólidos. Nadie parece tener garantizada la impunidad. Solo un necio no percibe que hay algo positivo que sucede. “Bajo mi gobierno se terminó la impunidad” sería un buen argumento de campaña.”

Al respecto del rol de Bonadio, afirma que “algunos lo describe como un títere de Mauricio Macri. Es una percepción que hace las delicias del kirchnerismo y solo existe por eso: cualquiera que lo conozca sabe que no se trata de una marioneta. La tercera versión lo ubica en un lugar funcional al peronismo no K, que necesita voltear la candidatura de la ex Presidenta para enfrentar a Macri en un ballotage. Tal vez: el alma humana suele ser indescifrable, y mucho más la de personajes como este.”

Al finalizar su columna concluye con que “Macri no puede ser un héroe de la conquista: alguien limpio y puro, con convicciones inamovibles, que llega para limpiar lo que está sucio” y que “tal vez, con suerte, puede contribuir a desmontar aquello en lo que participó.”

Fuente: Diario26

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *