Está en marcha el Programa “Nuestros Abuelos”

Con el programa social “nuestros abuelos” el Iplyc se abarca todos los segmentos sociales direccionados a los sectores más vulnerables de la sociedad: primera infancia y adultos mayores.2

En la seguridad que los adultos mayores tienen los mismos DERECHOS HUMANOS y la necesidad de eliminar toda forma de discriminación, en particular por motivos de edad y que las personas al tiempo que envejecen deben seguir disfrutando de una vida plena, independiente y autónoma como lo declara la Convención Interamericana de Protección de los Derechos de las personas mayores, las Autoridades del IPLyC SE y sus RRHH dando continuidad a una  política de Responsabilidad Social Empresarial iniciada en el 2003, han decidido en un todo de acuerdo con los lineamientos del Gobierno de la Renovación caracterizado por su sensibilidad social de estar junto a la gente, consolidar estos DDHH atinentes a la tercera edad, desarrollando Políticas Públicas que los tenga como protagonistas activos de sus vidas a través del “PROGRAMA SOCIAL NUESTROS ABUELOS”.3

Así, con la convicción que la edad no impide tener proyectos, como vivir plenamente esa etapa de la vida, con diversión y alegría, encuentro entre pares e integrados a la comunidad a la cual dieron lo mejor de sí  mismos, las acciones programadas revierten todo estereotipo que genere prejuicios, abandono, desinterés y discriminación hacia los adultos mayores con el propósito primario de efectivizar una verdadera inclusión, fundada en respeto, valorización y afecto hacia la tercera edad, haciendo realidad los siguientes OBJETIVOS:

OTORGARLES posibilidades de participación plena en actividades recreativas, culturales y sociales, para que se sientan incluidos, protegidos y cuidados, permitiendo en un encuentro afectivo y solidario que desarrollen plenamente sus expectativas e intereses y puedan transmitir sus experiencias y legado a las jóvenes generaciones.

BRINDARLES ATENCION PRIMARIA: satisfaciendo necesidades y problemáticas específicas, colaborando frente a situaciones de discapacidad y concomitantes.

FORTALECER SUS AUTONOMIAS: Para que sean protagonistas principales de sus propios proyectos e intereses, actividades y creaciones.

VINCULARLOS A LAS JOVENES GENERACIONES: Para un intercambio fructífero de saberes que éstos le puedan otorgar como el conocimiento de tecnologías que posibiliten su inclusión a la sociedad actual, a la vez que aprendiendo de sus experiencias a través de los años.

ESTABLECER LAZOS DE COMUNICACIÓN: Intercambiando con distintas esferas de grupos e instituciones que los albergan o desarrollan actividades.

CONCIENTIZAR: Promoviendo actitudes de respeto y el  buen trato a los adultos mayores con mensajes y acciones concretas dirigidas a la comunidad en general y en particular a los jóvenes, propendiendo al pleno goce en condiciones de equidad e igualdad, de todos los derechos  que como personas los asisten.

HACER REALIDAD Y VIVENCIAR: Las dimensiones antropológicas de la ALEGRIA Y LA ESPERANZA connatural a la especie humana, enraizadas en una filosofía humanista del cuidado del otro, donde cuidar significa que los seres humanos encuentran y dan sentido a sus vidas.

Con este Programa Social el IPLyC SE completa un derrotero cuyo destinatario es la sociedad en su conjunto, atendiendo a las necesidades y demandas con especial atención a los sectores de mayor vulnerabilidad, abarcando desde la primera niñez a través del Programa Social” NUESTROS GURISES” el ya consagrado “GURISES FELICES” dedicado a la niñez, adolescencia. La familia; la valorización de las amas de casa con el Programa “BUEN DIA SEÑORA”;  EL RECONOCIMIENTO Y AYUDA A NUESTROS PRODUCTORES CON EL Programa “SEMBRANDO BENEFICIOS” y la responsabilidad de llevar ALEGRIA y ESPERANZA a los barrios de Posadas y el interior de la Provincia con el Programa “BARRIO FELIZ” y el presente dedicado a NUESTROS QUERIDOS ABUELOS.

De esta manera, desde un lejano 2003, a partir de un proceso de reconversión institucional en que se asumió el compromiso de volcar recursos a la comunidad, atendiendo sus demandas y necesidades, se dieron cumplimiento a los desafíos propuestos. En tal sentido el Instituto, sus Autoridades y RRHH no tuvieron tiempos electorales y no electorales, tuvieron y tienen un solo tiempo, dedicado a trabajar por y para la gente, para bienestar de todos los sectores de nuestra comunidad.

Texto elaborado por el profesor Aurelio Vicario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *