El proyecto de presupuesto nacional contempla apenas el 3,25% de lo que correspondería a los bosques de Misiones

El «Proyecto de Ley de Presupuesto General de la Administración Nacional para el Ejercicio Fiscal del año 2020» que será debatido en el Congreso de la Nación determina, en el artículo 18 del mismo, que se asignan al Fondo Nacional para el Enriquecimiento y la Conservación de los Bosques Nativos, en virtud de lo establecido por el Artículo 31 de la Ley N° 26.331, un monto de QUINIENTOS OCHENTA Y CUATRO MILLONES OCHOCIENTOS VEINTINUEVE MIL ($ 584.829.000)  y para el Programa Nacional de Protección de los Bosques Nativos un monto de PESOS VEINTICINCO MILLONES ($ 25.000.000). Sin embargo, este monto estipulado corresponde apenas al 3.25% de lo que debiera establecerse a la protección de nuestros bosques si se cumpliera la ley.

La Ley Nº 26.331 (la comúnmente conocida como Ley de Bosques) es clara. En su artículo 31 estipula que el Fondo Nacional para el Enriquecimiento y la Conservación de los Bosques Nativos estará integrado por las partidas presupuestarias que no podrán ser inferiores al 0.3% del presupuesto nacional. Ese 0.3% para 2020 debiera ser de 18.743 millones de pesos, una cifra muy superior a los 609 millones estipulados en este proyecto. El Fondo también debiera recibir el 2% del total de las retenciones a las exportaciones de productos primarios y secundarios provenientes de la agricultura, ganadería y sector forestal, correspondientes al año anterior del ejercicio en consideración.

En Misiones, por caso, de aprobarse el actual Proyecto de Presupuesto 2020 y si seguimos el porcentaje recibido en 2019, los bosques nativos de la provincia recibirían apenas 20 millones de pesos. Si se cumpliera la Ley de Bosques, la provincia de Misiones debería recibir 617 millones de pesos, 30 veces más de lo planteado actualmente para 2020.

«Lo único que estamos pidiendo es que se cumpla la Ley 26.331 de Presupuestos Mínimos de Protección Ambiental de los Bosques Nativos. Sin el adecuado estímulo financiero previsto por la Ley de Bosques las provincias se ven imposibilitadas de fortalecer, de manera apropiada, su capacidad de fiscalización, control y vigilancia. Por otro lado, los propietarios de áreas con bosques nativos no reciben estímulos para desarrollar el uso sustentable o compensaciones por las áreas que deben destinarse exclusivamente a la conservación. Mientras el gobierno de turno desoye el pedido de la sociedad, la deforestación continúa, se pierden bosques, biodiversidad, servicios ambientales y oportunidades de un real desarrollo sustentable” explica Manuel Jaramillo, director General de Fundación Vida Silvestre Argentina.

A partir de la difusión de esta información, un colectivo de 39 organizaciones de la sociedad civil han realizado un envío de una carta a todos los legisladores en la que además de informar de esta situación, reclaman que defiendan el derecho a un ambiente sano de todos los argentinos, haciendo valer su voz reclamando una mayor asignación presupuestaria para los bosques de nuestro país en 2020.