El Partido de la Social Democracia lanzó posibles candidatos para suceder a Temer

Fernando Henrique Cardoso y el senador Tasso Jereissati son los nombres propuestos por algunos de los principales dirigentes del PSDB.519a97b9-3d20-414f-82eb-e42d0edf2b8b

Los nombres del ex presidente Fernando Henrique Cardoso y el senador Tasso Jereissati, ambos del cogobernante Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), fueron lanzados hoy como posibles sucesores de Michel Temer para el caso de renuncia o destitución del presidente.

En un clima de cuenta regresiva sobre el mandato de Temer, investigado por el Supremo Tribunal Federal por corrupción y obstrucción de la justicia, el gobernador de San Pablo, Geraldo Alckmin, fue el primero en blanquear parte de las negociaciones encaradas para el caso eventual de una sucesión.

Alckmin dijo que Cardoso, ex presidente entre 1995 y 2002, y Jereissati son sus favoritos para una elección indirecta que debe ser dirimida en el Congreso.

Otros parlamentarios agregan a la lista de potenciales candidatos al jurista Nelson Jobim y a la jefa del Tribunal Superior, Carmen Antunes.

“Quiero anticipar que en esta hipótesis no soy candidato a elección indirecta. Los grandes nombres del PSDB son el presidente Fernando Henrique y Tasso Jereissati”, dijo el gobernador paulista, uno de los principales dirigentes del país.

El propio Jereissati dijo, en una reunión con el ex presidente Cardoso, que el PSDB deberá definirse luego del 6 de junio, para cuando fue fijada la fecha de una posible sentencia sobre el juicio que el Tribunal Superior Electoral está haciendo de la antigua fórmula Dilma Rousseff-Michel Temer por irregularidades en la financiación de la campaña.

El Tribunal Superior Electoral (TSE) puede condenar a ambos, con lo cual Temer será destituido, con posibilidad de mantenerse en el cargo si apela a la máxima corte.

“Antes del 6 es prudente no hacer nada”, dijo Jereissati, flamante presidente del PSDB, tras reunirse con el ex presidente Cardoso.

Lo mismo le dijo a Télam el senador José Agripino Maia, aliado del PSDB y de Temer. “Vamos a dar estabilidad en la travesía hasta el 6 de junio”, comentó el líder del conservador Demócratas, el partido heredero de las fuerzas que daban apoyo civil a la dictadura militar.

En el caso de Cardoso, hace dos días, el sociólogo que en los años 90 encabezó el proceso de estabilidad monetaria, apertura económica y privatizaciones, respondió jocosamente ante la prensa: “A mí no me miren; tengo 85 años”.

La hipótesis de renuncia de Temer se aceleró hace nueve días con la divulgación de un audio que le grabó el empresario delator de la justicia Joesley Batista.

El PSDB, principal socio de Temer, fue golpeado en la operación de la justicia al revelar que el su presidente, el senador Aecio Neves, ex candidato presidencial estaba intentando entorpecer la acción de la Operación Lava Jato.

Neves renunció al PSDB luego de haber sido grabado pidiendo una coima de unos 600.000 mil dólares y de haber amenazado con matar al entregador del dinero, para que no se convierta en un delator premiado.

El fiscal general, Rodrigo Janot, pidió la detención de Neves, algo rechazado por el Supremo Tribunal Federal, pero el escándalo arrastró al partido aliado de Temer.

En ese marco, Jereissati, ex gobernador de Ceará y parte de una de las familias históricamente más ricas de Brasil, aparece como un candidato.

En San Pablo, el ministro de Economía, Henrique Meirelles, otro potencial candidato, dijo que lo importante “es mantener la base parlamentaria para llevar adelante las reformas laboral y previsional”.

El número 2 del país, el presidente de la Cámara de Diputados, Rodrigo Maia, del conservador Demócratas, oficialista, estuvo reunido con Temer en Brasilia.

El diario Folha de Sao Paulo y el columnista del diario O Globo Merval Pereira comentaron que existen negociaciones para acordar una suerte de indulto a Temer como parte de una salida sucesoria y así evitar ser detenido por el escándalo en el que es investigado por avalar sobornos relatados por la JBS.

La prensa local indicó que la supervivencia de Temer en el cargo se debe a la falta de consenso para elegir su sucesor vía Congreso hasta el 31 de diciembre de 2018.

El Partido de los Trabajadores, por su parte, oficialmente aseguró que no participará de la hipótesis de elección indirecta, ya que apuesta a una reforma constitucional para adelantara los comicios.

“Sería traicionar nuestra historia. El ex presidente Lula no autorizó a nadie ni lleva adelante negociaciones para que el PT participe de la elección indirecta de un nuevo presidente, algo incapaz de hacer con este Congreso totalmente desmoralizado”, dijo por su parte Gilberto Carvalho, ex secretario general de la presidencia.

Fuente: Telam

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *