Despidieron los restos del sindicalista asesinado en Posadas

Un importante número de personas participó del velatorio e inhumación de Pablo Achingo (57), el secretario Adjunto del Centro de Empleados de Comercio de Posadas asesinado en la madrugada del miércoles por causas que aún se investigan.5

El velatorio comenzó en la noche del miércoles, en un salón velatorio ubicado sobre avenida Lavalle y calle Japón, luego de que la Justicia hiciera los estudios correspondientes al cuerpo del sindicalista para dilucidar los motivos de su muerte.
A las 9 de la mañana de este jueves, los restos de Achingo fueron trasladados al cementerio La Piedad.

Pablo Achingo apareció muerto el miércoles, cerca de las 6 en el barrio Santa Rita. El cuerpo estaba tendido sobre las calles 82 y 127, en medio de un charco de sangre, maniatado y semidesnudo. 
 
De acuerdo a los resultados de la autopsia, Achingo fue víctima de una sesión de torturas: fue ferozmente golpeado, principalmente en la cabeza. Pero esas lesiones no fueron las que le causaron la muerte. El dirigente murió por asfixia, tras inhalar monóxido de carbono y otras sustancias, es que fue prendido fuego cuando aún estaba con vida.
 
Horas antes, cerca de las 4, el automóvil de Achingo fue hallado en el Acceso Oeste, estaba completamente incinerado y a más de un kilómetro de distancia del barrio Santa Rita.
 
Imágenes: M.Fedorischak

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *