Cuadernos de coimas K: investigan si arrepentido pavimentó un country al prófugo Oscar Thomas

El dueño del lote es un monotributista que podría ser testaferro del exfuncionario. Buscan determinar si Esuco, de Carlos Wagner, pagó coimas con trabajos en el emprendimiento privado.399057

Oscar Thomas es el único prófugo en la causa de los cuadernos, mientras la Justicia intenta determinar su paradero, una investigación en paralelo que involucra al exdirector de la Entidad Binacional Yacyretá (EBY) avanza lentamente en Misiones.

La investigación gira en torno a compra de un predio a la vera del río Paraná, adquirido años atrás por un monotributista clase B que para el exdiputado Alfredo Schiavoni, se cree que podría ser testaferro de Thomas. Se busca comprobar si las calles internas del predio (donde iba a construirse un country) son una continuidad de las obras públicas realizadas en la costanera de Candelaria, financiadas por la EBY durante la gestión del exfuncionario prófugo. TN tuvo acceso al expediente y dio detalles de cómo se encuentra a causa.

Las firmas que tuvieron a cargo el proyecto fueron Supercemento S.A.I.C, Grupo Roggio y Esuco S.A, aunque en la presentación judicial consta que varios testigos señalaron a esta última, del arrepentido Carlos Wagner, como la empresa que llevó a cabo el tramo que rodea al predio. Se busca determinar si esta constructora pavimentó el interior del lote de 14 hectáreas como un pago de coimas por la asignación del millonario proyecto.

La investigación data de 2016 cuando un grupo de vecinos le trasladó a Schiavoni su inquietud por la presencia de un predio de gran magnitud en la zona. El lote, rodeado por la avenida costanera y al que también se puede acceder desde la ruta nacional N°12, está delimitado por un cerco perimetral de postes olímpicos de cemento con alambre de púa.

Las calles internas del predio 3 kilómetros, asfaltadas y con un cordón cuneta y veredas de hormigón a ambos lados. El sitio cuenta con desagües pluviales, bocas de tormenta, acometidas de conexiones cloacales y conexiones de agua, luz y fibra óptica subterránea.

Tras intentar dar con el verdadero dueño de la propiedad, se llevaron una sorpresa al ver que era Héctor Alcides Rebollo, un procesador de datos monotributista categoría “B” autorizado a facturar hasta $15.000 por mes había adquirido la propiedad años atrás.

Las obras de puesta en valor de la costanera tuvieron un plazo de ejecución de cinco años y comenzaron en 2008, es decir, que la compra del predio coincide con la finalización de los trabajos que revalorizaron toda la zona. Un punto importante que investiga la Justicia.
El exdiputado denunció a Rebollo por los posibles delitos de defraudación en perjuicio de la administración pública y lavado de dinero. En su presentación, el exdiputado pidió que se investigue la capacidad financiera del monotributista y, a su vez, si las obras en el interior del lote de 14 hectáreas fueron realizadas por Esuco S.A.
El establecimiento cuenta con dos ingresos, uno desde la Costanera y otro conectado al acceso a la Ruta 12, que también financió la EBY.

Otro de los misterios de la historia es determinar quién le vendió el predio a Rebollo. El abogado Diego Szpigiel, explicó: “Esos terrenos eran fiscales porque en definitiva no los ocupaba nadie. Había una casa que en un momento era ocupada por un hombre que tras varios años de vivir allí pidió una prescripción adquisitiva. Tras su muerte, los familiares de este hombre continuaron con el trámite pero repentinamente aparece una escritura a nombre de Rebollo”.
En 2012, Rebollo asumió como presidente de la firma Arifa S.A., que había sido fundada en 2007 por Hans Geiser, un suizo de 75 años y Gabriel Rey, de 54. La esposa del monotributista, Analía Marisel Alves, también se sumó al proyecto como directora de la empresa. En el mismo momento en que ambos comenzaron a formar parte de la sociedad, ésta amplió su contrato social.
El exdiputado cree que Thomas podría ser el verdadero dueño del predio y que lo adquirió a través de Rebollo y Arifa S.A. Entiende que el objetivo de la maniobra fue inyectar al mercado legal dinero negro, ya que la firma en cuestión tampoco tenía la capacidad financiera para adquirir un predio de estas características.
Tras la denuncia las obras en el lugar se frenaron. 

Fuente: Diario26