Celebraron el Día del Escritor Misionero

Bajo la organización de la Municipalidad de Posadas a través de la Secretaria de Cultura y Turismo, el salón mayor del Palacio del Mate fue escenario de la celebración del Día del Escritor Misionero con la “II Mateada Literaria”.dia del escritor misionero 2
La misma contó como oradores al Secretario de Cultura y Turismo, Christian Humada, el Director General de Cultura, Cesar Bernal, el director de LT 17 Radio Provincia de Misiones Isaac Sevi y el periodista y escritor Esteban Abad.
Luego de la alocución de los antes mencionados, los escritores y periodistas que se hicieron presente en el lugar comenzaron a degustar de una mateada, la cual estuvo acompañado por la lectura de poemas y la presentación de libros de autores locales. La amena y atractiva reunión de los hombres y mujeres de las letras de la tierra colorada tuvo el inconfundible aroma a papel, tinta china, borradores e impresos a máquina y computadora. Algunos de los escritores que dijeron presentes fueron: Esteban Abad, Isacc Sevi,  Miguel Ángel Ferreyra, Miguel Méndez, Cacho Mandagaran, Raúl Novau, Sandro Lubaczewski, Mirta Moreno, Alicia Venialgo, Elsa Cantero e Inés Chestacoff.

El encuentro culminó con la puesta en escena de los Músicos del Palacio que amenizaron la oratoria. con alegres cantos de la tierra colorada, del ámbito regional y nacional.

Una fecha para recordar a Acuña y Lugones
Vale recordar que desde el año 2014 la Cámara de Representantes de la provincia de Misiones aprobó que el 13 de junio se instituya en la tierra colorada, el “Día del Escritor Misionero”, en homenaje a Juan Enrique Acuña, considerado escritor fundacional de la literatura misionera.
La diputada Lilia Marchesini fue la autora del proyecto del día del escritor Misionero y en parte de su iniciativa que luego se transformó en ley relató que: “Juan Enrique Acuña fue un escritor fundacional para la Literatura Misionera, y por esa razón tomamos a este autor y la fecha de su muerte (13 de junio de 1988) para consagrarla, a modo de homenaje, como el día del Escritor Misionero en coincidencia también con el día del Escritor Argentino, fecha conmemorada en honor al nacimiento de Leopoldo Lugones, en 1874”.
“Acuña se instituye dentro del campo intelectual como el único escritor nacido en Misiones del grupo Triángulo, grupo conformado con los escritores Manuel Antonio Ramírez y César Arbó, junto con quienes llevó adelante la escritura del libro del mismo nombre”, reseñó.

Una vida dedicada a las letras y al arte
Juan Enrique Acuña nació en Misiones en 1915. Desde 1936 desarrolló diversos trabajos y actividades de carácter artístico y cultural que lo llevaron a abandonar sus estudios universitarios de Derecho y Humanidades en 1943. Se dedicó entonces a la labor editorial, al periodismo, la literatura y finalmente al teatro.
Su producción poética fue la primera en concretarse con la publicación de los libros Triángulo (1936) y La Ciudad Sangrante (1939). Luego vendrían: El Canto (1945) y El Río (1950) los que junto con El Cedro completan la trilogía publicada como homenaje del Gobierno provincial a su figura, allá por en 1987.
Desde 1944, Acuña alternó su labor periodística con el teatro. Escribió la obra La Ciudad condenada, publicada y representada en Buenos Aires en 1957.
El misionero participó activamente del Movimiento Teatral Independiente Argentino como Director Artístico del Teatro La Rueda primero, conformando la Comisión de Dramaturgos del Teatro La Máscara después, y como Secretario de Cultura de la Federación de Teatros Independientes de Argentina.
Además, Acuña fue director de Cultura de la Provincia de Misiones, pero su verdadera pasión, los títeres, comenzó exteriorizarse en 1944, cuando organizó Los Títeres del Verdegay, una de sus primeras obras.
En 1955 fundó Titiritaina y más tarde organizó el Departamento de Títeres del Teatro IFT, donde dictó cursos de capacitación, talleres de práctica y alcanzó a montar varios espectáculos. Entre el 61 y el 63 fue becado por el Ministerio de Cultura de Checoslovaquia, donde realizó cursos de perfeccionamiento en diversas áreas del teatro de muñecos en la Cátedra de Títeres de la Universidad Carolingia de Praga. Además recibió talleres de Cortometrajes con Muñecos Animados.
Ya de regreso en el país, fundó y dirigió el M.T.M. (Moderno Teatro de Muñecos) de Buenos Aires, y estrenó allí sus espectáculos más importantes.
Acuña viajó a Costa Rica en 1968 y fundó otro M.T.M. en esas tierras.
Afincado en ese país, el escritor misionero se dedicó a producir espectáculos, construir muñecos, dirigir, capacitar actores y manipuladores, organizar temporadas y realizar infinidad de funciones en salas, giras nacionales e internacionales. Paralelamente, fue docente en el Conservatorio de Castella y en la Escuela de Artes Dramáticas de la Universidad de Costa Rica.
Luego de este periplo, se abocó a la tarea de reunir toda su experiencia en el campo del teatro de muñecos en un manual que contenía la historia, la teoría y la práctica de este arte. El texto en cuestión, Teatro de Títeres tuvo incluso una versión en checo, Argentinsky Ctyrlistek, fue publicado en Cuba y Buenos Aires.
En 1987 regresó al país para trabajar en un proyecto de televisión educativa, realizar un cortometraje y formar un nuevo grupo para su obra El Lagartito Travieso.
Una repentina enfermedad lo obligó a viajar a Buenos Aires, donde murió el 13 de junio de 1988.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *