Preocupación en el Gobierno por el impacto económico de la guerra comercial entre China y Estados Unidos

No fue solo la dura derrota electoral de Cambiemos en Córdoba que alteró ayer la parsimonia de la Casa Rosada. En el Gobierno deslizaron también una visible preocupación por el impacto que generará en el corto y mediano plazo los efectos de la guerra comercial desatada entre China y Estados Unidos.

Xi Jinping y Macri en Olivos, en conferencia de prensa durante el G20

El avance de China en la región y en particular en la Argentina preocupa mucho a Estados Unidos y así se lo hicieron saber en varias oportunidades funcionarios de Trump a sus pares argentinos en los dos últimos años.

La última muestra de ese malestar de Washington lo percibió en carne propia el presidente provisional del Senado Federico Pinedo, quien la semana pasada viajó con un grupo de legisladores argentinos a Estados Unidos. En las entrevistas que allí mantuvieron con sus pares norteamericanos o con varios think thank surgió el tema de la estación espacial de China en Neuquén, las concesiones en energía nuclear y el avance en el campo de la energía convencional.

La batalla de Trump y XI excede horizontes. Por lo pronto, en el Gobierno advertían anoche que habrá que seguir día a día lo que ocurra en los mercados y en el flujo comercial para evaluar con certeza los daños colaterales de la guerra comercial más grande que existe en las últimas décadas.